Asistencia Personal Infantil

El pasado sábado 19 de septiembre estuvimos en la IX Marcha por la Visibilidad de la Diversidad Funcional en Madrid. Allí, tuvimos la oportunidad de conocer a CRIANAP, un grupo de trabajo sobre la Crianza y la Asistencia Personal Infantil que nació hace pocos meses y que adquiere una importancia clave en la defensa de la dignidad y la autonomía de los niños con diversidad funcional.

Asistencia Personal

La figura del asistente personal en nuestro país es aún poco conocida. Sin embargo, en otros países, como Estados Unidos, lleva más de veinte años de recorrido. Un derecho reconocido en España en la Ley de Promoción de Autonomía Personal y atención a las personas en situación de dependencia de 2007 (LEPA).

Se trata de un profesional que ayuda a una persona a realizar las actividades de la vida diaria, es decir, las tareas cotidianas que, por alguna circunstancia, la persona no es capaz de hacer por sí misma, o tiene dificultades para ejecutar en alguno de sus pasos; el asistente personal se convierte en sus ojos, sus manos, sus pies. Acompaña y apoya, favoreciendo que la persona pueda decidir en cada momento y pueda desempeñar su trabajo, disfrutar de su ocio, y realizar todas las actividades básicas (comer, vestirse, etc.).

El Asistente Personal Infantil

Habitualmente, los padres de un niño con diversidad funcional acaban asumiendo muchos roles: ya no son sólo padres, también son educadores, terapeutas, enfermeros, etc. La figura del asistente personal en el caso de la infancia posibilita, por un lado, que los padres puedan ejercer sólo (que ya es mucho) de padres, que lleven una crianza natural y exista un vínculo saludable en el entorno familiar. Por otro lado, proporciona independencia  al niño: un niño que tiene derecho a llevar una vida autónoma con otras personas sin depender de su familia; que tiene derecho a hacerse mayor, a ir a los cumpleaños de los amigos, a los campamentos, etc. Es decir, favorece el cumplimiento de los indicadores de la Vida Independiente: ejercer el poder de decisión sobre uno mismo, participar de forma activa en la comunidad, la no discriminación, la igualdad de oportunidades, preservar la identidad, etc.

Sin embargo, según el manifiesto de la IX marcha por la visibilidad de las personas con diversidad funcional, la asistencia personal  es “un recurso olvidado”, a pesar de su importancia y de estar reconocido como derecho.

Para conocer en mayor profundidad la Asistencia Personal y la filosofía de Vida Independiente, dejamos algunos enlaces: