¿Cómo establecer normas y límites?

Establecer normas en el contexto familiar es muy importante para el desarrollo del niño a nivel social. Sin caer en el control absoluto pero sin abusar de la permisividad, podemos ayudarle a que sepa tomar las decisiones de forma responsable. Esto le ayudará a tolerar la frustración, aprender a respetar a los demás, y a adquirir seguridad. Aquí os dejamos algunas pautas para saber cómo hacerlo.

  1. Las normas deben ser explícitas y realistas: el niño debe saber qué se espera exactamente de él. No es lo mismo decir “hay que portarse bien” a proponer “mientras comemos tenemos que estar sentados y no levantarnos”.

  2. Es conveniente explicar por qué es necesaria la norma, así como las consecuencias que tiene cumplirlas y no cumplirlas.

  3. Tanto las instrucciones como las respuestas de los adultos han de ser claras, breves y concretas. No ganaremos mucho si provocamos discusiones interminables o amenazas.
  4. Ante la violación de la norma, la respuesta ha de ser proporcional a la gravedad de la infracción. No podemos actuar de la misma manera si ha desobedecido una norma “accesoria”, a si es algo fundamental (por ejemplo, no pegar a sus hermanos). De la misma manera, debemos reforzarle, sobre todo al principio, cada vez que las normas se cumplan.

  5. Los castigos pueden realizarse con la pérdida de un privilegio (por ejemplo, “como no has recogido los juguetes, ahora ya no vamos al parque”). Eso sí, en el caso de niños con TDAH, hay que tener en cuenta que no es muy recomendable castigar siempre limitando las salidas, ya que necesitan participar en ambientes sociales y podemos crear mayor ansiedad.

  6. El castigo nunca debe implicar la humillación ni la descalificación. Además, deben tener una duración limitada.

  7. Es importante establecer hábitos regulares. Así facilitaremos que el niño tenga claro lo que se espera de él en cada momento: tiempo para hacer los deberes, recoger después de jugar, horarios para ver la televisión, etc.

  8. Hemos de mantenernos firmes, pero también ayudarles a que cumplan las normas, celebrar sus avances y cumplir lo que hayamos pactado con él.

 Ver Psicología