¿Cómo hacer abdominales?

¿Es bueno hacer abdominales?

Si entendemos por hacer abdominales como el ejercicio en el que, tumbados, realizamos una contracción flexionando el tronco hacia arriba, sentimos daros la noticia de que no, no es una buena opción.

¿Qué músculos abdominales tengo que trabajar?

La musculatura abdominal está formada por los músculos: transverso del abdomen, los oblícuos internos y externos y los rectos abdominales. Estos últimos son los responsables de la comúnmente conocida “tableta de chocolate”, y son los que más se trabajan en las salas de gimnasio. Sin embargo, para tener una buena forma de la cintura, y conseguir un buen funcionamiento de los músculos abdominales, el más importante es el transverso del abdomen que, como veis en la imagen, es nuestra “faja natural”.

 

                         

¿Por qué no debo hacer las “típicas abdominales”?

– Durante la contracción de los rectos abdominales, se produce un aumento de la presión intraabdominal, lo que conlleva consecuencias bastante desafortunadas para los discos intervertebrales de la columna, las vísceras (que descienden por el aumento de la presión), y el suelo pélvico (que desciende y cuyas fibras musculares se distienden).

– Cuando una parte de la musculatura tiene mayor presencia, se produce un desequilibrio respecto a la musculatura paravertebral (en la espalda). Esto quiere decir que es más fácil que tendamos a posturas inadecuadas.

– El aumento de volumen de los rectos abdominales al hacer estos ejercicios provoca que las fibras del transverso se distiendan. (Por eso muchas veces, a pesar de tener esos “cuadraditos”, el vientre se abomba y seguimos “teniendo tripa”.

Si perdemos este equilibrio de la postura, será más fácil que tengamos lesiones discales, disfunciones uroginecológicas, contracturas, problemas en las vísceras abdominales, etc.

Entonces, ¿cómo trabajar la musculatura abdominal?

Hay que cambiar el chip y comenzar a trabajar el transverso. Para ello, te aconsejamos que consultes a un especialista, ya que son ejercicios que en un principio pueden parecer difíciles de hacer de forma realmente adecuada.

El método Pilates, así como los ejercicios hipopresivos, son conceptos que basan gran parte de su filosofía en el trabajo del transverso del abdomen. (Y no es casualidad que sean métodos que mejoran la forma física, previenen la aparición de hernias, trabajan la postura, intervienen en la recuperación posparto y en la reeducación del suelo pélvico, etc.).