Antes de hacer los ejercicios de Kegel o con bolas chinas…

¿Sabes que en algunos casos están desaconsejados? Existe un abuso en la indicación de estos ejercicios, y si además no sabemos cuándo y cómo hacerlos, pueden ser el peor remedio.

¿Cuándo están desaconsejados los ejercicios de Kejercicios suelo pélvicoegel?

Los ejercicios de Kegel son contracciones voluntarias de la musculatura del suelo pélvico, que se recomiendan para fortalecer dicha musculatura cuando existe una disfunción (incontinencia urinaria, prolapsos, etc.) derivada de una debilidad y una pobre conciencia sensitiva. Es decir, cuando hay problemas del suelo pélvico que tienen que ver con un tono alto de la musculatura, no se aconseja hacer este tipo de ejercicios. Tampoco, si aunque tenemos el tono bajo, vamos a utilizar otro tipo de musculatura que “encubra” los efectos de la contracción.

¿Y las bolas chinas?

En el caso de las bolas chinas, también recomendadas cuando existe una debilidad de esta musculatura, aconsejamos que primero se consulte a un especialista: si usamos las bolas chinas, pero nuestro suelo pélvico es tan débil que no es capaz de sujetarlas, ¡no es el momento aún! Estaremos fatigando los músculos que aún no están preparados para hacer una contracción suficiente. Antes, deberíamos fortalecer un poco más (y estar seguras de que el problema se debe a una hipotonía del suelo pélvico y no una hipertonía, un problema de sensibilidad o una mala coordinación o sinergia de los músculos).

 ¿Qué recomendamos?

Los problemas del suelo pélvico no sólo se arreglan contrayendo la musculatura sin más. Se trata de varios músculos que tienen que activarse de una forma:

–  coordinada: cada músculo del suelo pélvico tiene una función distinta, así que sólo con los ejercicios de Kegel es posible que estemos trabajando siempre el mismo músculo, pero que no sea el que realmente necesitamos fortalecer. Además, no se trata de que, al realizar una contracción, se nos disparen el abdomen, los aductores o los glúteos. ¡Entonces no estaremos trabajando nada!

– con la fuerza adecuada (moderada) y velocidad más lenta, durante más tiempo: (No es lo mismo contraer mucho un segundo, que contraer poco durante veinte).Si hacemos sólo contracciones bruscas, estamos activando sólo un tipo de fibras, las fásicas, que constituyen sólo un porcentaje muy pequeño: al ser musculatura postural y antigravitatoria, tiene más fibras tónicas, que se contraen durante más tiempo para dar ese soporte.

En Mínimi recomendamos una exploración de la musculatura, para determinar dónde está exactamente el problema, y qué ejercicios son los que realmente te benefician. Además, hay que tener en cuenta otros músculos que están directamente relacionados con el suelo pélvico (diafragma, abdominales, glúteos, aductores), cuyo tono va a influir también en tu salud perineal.

Ver Fisioterapia en la Mujer