La estimulación y el desarrollo: niños susceptibles de recibir Atención Temprana

¿Todos los niños deberían entrar en programas de estimulación precoz, o recibir Atención Temprana? La respuesta, según nuestra opinión, es que no. Cada niño tiene su desarrollo, por lo que no debemos preocuparnos en exceso si “a los diez meses todavía no gatea” o si al año aún no dice “mamá”. Tenemos que dedicar tiempo a que vaya adquiriendo destrezas y conocimientos, pero sin agobiarnos, y observar.

Hay algunos factores de riesgo que debemos tener en cuenta, y actuar, consultando a nuestro médico especialista, y a nuestro profesional de confianza (fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo…). Nuestro equipo dará apoyo y asesoramiento a la familia, valorando las necesidades del niño.

Niños de alto riesgo biológico

 Hay niños que, por complicaciones en el parto, sufrimiento fetal, o por circunstancias del nacimiento (prematuros, bajo peso al nacer, ingresos en la UCI neonatal, etc.), tienen un alto riesgo de tener alteraciones en su desarrollo:

  • Prematuros.

  • Retraso de crecimiento intrauterino.

  • Recién nacido de riesgo neurológico: cuando el bebé nace, se le realiza el Test de Apgar, que mide algunos aspectos del recién nacido para hacerse una idea de su estado general (piel, tonicidad de los músculos, respuesta a los estímulos, etc.). Si el test de Apgar da una puntuación menor a 3 en el primer minuto, o menos que 7 a los 5 minutos, se dice que el niño está en riesgo neurológico.

  • Ventilación mecánica durante más de 24 horas.

  • Anomalías congénitas.

  • Convulsiones.

  • Hiperbilirrubemia, hipoglucemia.

  • Infecciones congénitas.

  • Encefalopatía hipóxico/isquémica.

  • Microcefalia.

  • Daño craneal o patología cerebral evocada por neuroimagen (ECO, TAC…)

  • Operados de cirugía cardíaca-

  • Enfermedades pulmonares.

Niños de riesgo socio- ambiental

  • Enfermedades graves.

  • Entorno no estimulante.

  • Madres adolescentes.

  • Drogadicción en los padres.

  • Malos tratos.

  • Etc.

¿Tienes dudas?

 El equipo de Atención Temprana observa si existen signos de alarma (alteraciones del tono muscular, comunicación pobre, permanencia de reflejos, desinterés por el entorno, etc.).

Si existe riesgo de alteración en el desarrollo, valora los factores de protección, es decir, aquellas fortalezas del niño y de su ambiente sobre las que apoyar la intervención. El abordaje multidisciplinar tendrá en cuenta todas las habilidades del niño y potenciará aquellas que tengan que desarrollarse. Si tienes dudas, puedes acudir a un equipo de Atención Temprana que valore la situación. Aún así, ten en cuenta que no todos los niños se desarrollan con la misma velocidad, y que no adquieren siempre las destrezas en el mismo momento.

Autora: Marta Pérez Seco. Fisioterapeuta y Terapeuta Ocupacional. Centro Mínimi: Rehabilitación Infantil.

 Más información: Iriondo M, Póo P, Ibáñez M.: Seguimiento del recién nacido de riesgo.An Pediatr Contin. 2006;4(6):344-53 345