Los cólicos del lactante, ¿qué hacer?

Los cólicos del lactante producen muchos quebraderos de cabeza, noches sin dormir y ansiedad en los padres. Pero, ¿sabes que se pueden tratar en dos o tres sesiones de media?

¿Por qué se producen los cólicos?

Aunque no sabemos exactamente cuál es la causa, se han descrito varios factores que pueden estar implicados en la generación de este trastorno:

– Factores digestivos: el aparato digestivo del bebé es aún inmaduro y favorece el desarrollo de los cólicos, sumado a la dificultad para expulsar los gases, alteraciones en la flora intestinal, poca movilidad, etc.

– Factores nutricionales: la alergia a la proteína de la leche y la enfermedad celíaca se han propuesto como causa, aunque no siempre esto es así. En estos casos, el cólico mejora al cambiar la dieta de la madre o la leche artificial.

– Factores psicológicos y sociales: algunos autores describen como posibles causas o factores agravantes  la ansiedad de los padres y el tabaquismo.

– Factores osteopáticos: un factor que pocos médicos tienen en cuenta pero que resulta trascendental, es si en el parto ha habido sufrimiento fetal, si ha sido instrumental, o incluso la presentación del feto en partos sin complicaciones. La razón es que estos factores pueden implicar que haya habido un exceso de tensión en el nervio vago en su salida por el agujero rasgado posterior, en la base del cráneo. El nervio vago pertenece al sistema parasimpático e inerva vísceras como el esófago, el estómago, el páncreas y el hígado. Y no sólo se irrita el nervio vago, también otros pares craneales como el hipogloso, glosofaríngeo y el espinal. Esto puede producir síntomas como dificultad para succionar y/o deglutir (problemas en las tomas), tortícolis congénita, regurgitación, etc.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene un cólico?

– Llanto durante más de tres horas, durante más de tres días. Suele aparecer antes de los 3 meses.

– Cuando llora, se lleva las manos a la tripita o cierra los puños y flexiona las piernas.

– Agitación, llanto vespertino.

– Síntomas gastrointestinales: regurgitación, estreñimiento, distensión abdominal…

Técnicas de fisioterapia en el cólico del lactante

Nuestras técnicas son suaves, totalmente inocuas y no producen dolor en el bebé. Son técnicas de fisioterapia manual, osteopatía e inducción miofascial que se basan en liberar tensiones producidas a nivel visceral, craneal, cervical y del diafragma, además de proporcionar y favorecer el movimiento.

Y yo, ¿qué puedo hacer? 

– En ocasiones cambiar la leche soluciona los problemas de cólico. Para esto deberás consultar con el pediatra.

– Eliminar la cafeína de la dieta materna.

– Evitar que tome mucho aire en las tomas y procurar que eche los gases.

– En nuestra consulta, te podemos enseñar un masaje abdominal para que hagas a tu bebé y facilites su motilidad intestinal.

– No dudes en traer a tu bebé a la consulta. ¡Estamos para ayudarte!