Tortícolis congénita: ¿qué hacer?

Se trata de un acortamiento del músculo esternocleidomastoideo, situado a nivel del cuello. Esto produce una inclinación, flexión y rotación de la cabeza. La causa suele ser mecánica, debido a una mala posición del bebé dentro del útero o a dificultades en el parto, aunque puede deberse también a la presencia de una masa en el músculo, o a otros problemas congénitos. Cuando se asocia con displasia de cadera y torsión tibial se suele plantear como causa la posición intrauterina.

¿Qué observamos cuando el bebé presenta tortícolis congénita?

  • Inclinación y rotación hacia el lado contrario del músculo afectado (a veces pueden afectarse los dos músculos, en cuyo caso observaríamos más una hiperextensión del cuello)

  • Plagiocefalia: esta alteración suele asociarse a un aplanamiento de uno de los lados de la cabeza.

  • Limitación de la movilidad del cuello.

  • Aunque puede tener un aspecto normal, a la palpación el músculo se observa duro y con cierta tumefacción.

¿Qué podemos hacer?

El tratamiento mediante fisioterapia es muy efectivo en la gran mayoría de los casos, especialmente cuando lleva poco tiempo de evolución (si no, suele plantearse la cirugía). El fisioterapeuta enseña a los padres técnicas de postura y ejercicios para estimular al niño a que mueva la cabeza en sentido contrario al de la contractura, por ejemplo:

  • Situación de la cuna y de los estímulos (luz, sonido, etc.) hacia el lado contrario de la actitud viciosa.

  • Al llevarlo en brazos, intentar que coloque la cabeza en el lado contrario, manteniéndolo con nuestras manos o nuestro mentón. También al tumbarlo de lado.

  • Alternar las tomas de pecho en los dos lados, buscando siempre el sentido de corrección, empezando por el lado que le cueste más trabajo.

En cuanto a la intervención de fisioterapia, se realizan tanto técnicas de terapia manual (masoterapia, estiramiento, movilización pasiva, etc.), como de estimulación (teniendo en cuenta la etapa de neurodesarrollo, potenciamos las capacidades del niño para que voltee, gire la cabeza, pase de tumbado a sentado, etc.).